jueves, febrero 24, 2005

Supersticiones

Soy químico y en principio solo debería regirme por hechos científicos, medidos y contrastados pero... soy Supersticioso!! Desde pequeños vemos a nuestros mayores hacer cosas “raras”... tirar 3 pizcas de sal por la espalda si la han derramado... dar media vuelta por no pasar bajo una escalera... dejar una moneda en el suelo si se la encuentran de “cruz”... santiguarse si se te cruza un gato negro... Pero ¿¿no te has preguntado nunca el origen de estas acciones??

Pues me diréis que son para evitar la mala suerte, pero en casi todas ellas hay motivos más antiguos. Superstición viene del latin “supertites” que significa sobrevivir. La sal era en la edad media tan preciada como el oro, sin ella no se podían conservar alimentos, su carencia causa enfermedades así que derramarla era algo más que tener mala suerte, en La Última Cena se representa a Judas junto a un salero derramado!! Hoy decimos que si dejas el bolso en el suelo no “tendrás un futuro pobre”, eso se debe a que al ponerlo ahí es mucho más fácil que te lo roben.

Abrir un paraguas bajo techo atrae males, pasarse de protector es contraproducente. Sócrates temía el mal de ojo, Napoleón a los gatos negros (esto viene de nuestros origenes judios que veían al demonio en sus ojos)... A Julio César le aterrorizaban los sueños. Enrique VIII aseguraba que la brujería le había inducido a casarse con Ana Bolena. Pedro el Grande experimentaba un terror patológico cuando tenía que cruzar puentes. Samuel Johnson siempre iniciaba la entrada o la salida de un edificio con el pie derecho.

Tocar madera (superstición griega copiada de la India donde adoraban a los árboles y tocaban Robles para convertir sus sueños en realidad) o Cruzar los dedos es otra forma de atraer la buena suerte, estas dos se relacionan con la cruz cristiana, madera de la vera cruz y hacer su signo con los dedos!! Pero no todas estas formas de superar el miedo son malas, una de ellas decía que la gente infectada por la enfermedad del ganado llamada "vacuna", era inmune a la viruela. Edward Jenne tomó en serio esa creencia y por azar descubrió que la inoculación del virus de la vacuna prevenía la viruela, lo que dió origen a la vacunación. Todo en su medida...


La superstición es el lado oscuro del asombro. Dean Koontz

Enlaces:
http://www.uco.es/~i02peojv/Archivos%20noticias/supersticiones.htm
http://www.fut.es/~vne/supersticiones_1.htm