jueves, febrero 17, 2005

Relaxing with Bells

Tengo una preciosa amiga que es realmente nerviosa, algo innato en ella hacer cosas sin parar, me canso solo de verla!! Gracias a ella descubrí ese campo que tantas satisfacciones personales me ha dado: Las técnicas de relajación!! Realmente útiles para enfrentarse a esos momentos difíciles de toma de decisiones, de agobios y lucha contra los elementos.

Esta es una de tantas formas, reconozco que el ejercicio físico y su descarga de endorfinas tiene efectos similares, combinarlo con la relajación es lo mejor. En teoría es asequible, pero hay dos cosas esenciales, ganas de probar nuevas experiencias y tiempo. Yo os propongo un viaje a vuestro interior que es muy saludable y al que podéis aportar vuestros gustos. Personalmente me encanta hacer estas “sesiones” por la tarde, con Mike Oldfield y sus Tubular Bells de fondo, solo por el gusto de tener una sonrisa un poco más amplia ya que ahora no hay ni extres por el trabajo ni exámenes que me martiricen.

En soledad o mejor en la compañía adecuada consiste en buscar una vía de acceso a la “nada” que descargue las tensiones y recargue el ánimo. No os rindáis a los problemas, con un poco de optimismo salpicado de realismo práctico se llega muy lejos. Si después de intentarlo aparece una sonrisa me doy por contento... aunque te rias de la pérdida de tiempo o de “Oye, esto funciona!!”...

En fin, en un comentario está “mi técnica”, espero que el silencio interior aleje vuestros quebrantos: El Silencio es el ruido más fuerte (Miles David). Aunque como dijo Pitagoras: Cállate o di algo mejor que el silencio... Así que mejor lo dejo aquí.

PD: Dedicado a Geles, gracias, dentro de poco verás que “ya estás más buena”!!