martes, febrero 21, 2006

Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen

Jamás se me habría ocurrido que este alemán y yo tuviéramos algo en común pero por casualidad he descubierto que sí. Durante mi estancia en Wrocław, Polonia, yo vivía cerca de donde él nació. Este "der rote Kampfflieger", hijo de los Barones von Richthonfen, una familia noble de Silesia, dio sus primeros pasos allá por el 2 de mayo de 1892, en Breslau, el nombre alemán para Wrocław antes de pasar a manos polacas. Pronto destacó en deportes y equitación por lo que en 1909 ingresó como voluntario en el regimiento de Lanceros del Kaiser donde rápidamente ascendió al grado de teniente y en 1914, en Verdún, tan solo un mes después de iniciada la Primera Guerra Mundial este imprudente oficial ya recibió su primera medalla, la Cruz de Hierro.

El Barón Rojo!!Pero la guerra se estabilizó y su regimiento fue reconvertido en infantería y él desempeñaba labores de intendencia, por lo que él decidió pasar a algo más arriesgado (dijo que estaba “harto de administrar huevos y queso”), solicitó traslado al ejercito del Aire. Así comenzó su entrenamiento como “observador de Vuelo” en aparatosos biplanos en los que aprendió a trabajar con los primitivos aviones que comenzaban a ser útiles para la guerra. Poseía grandes dotes de observador y tras una entrevista con Oswal Boelcke (un afamado piloto de la época que reorganizó la aviación alemana) decidió convertirse en piloto, lo que le costó bastante pues no pasó las pruebas hasta el tercer intento. von Richtofen no estaba considerado uno de los mejores pilotos pero Boelcke, que confiaba en su aguda visión, le escribió unas “normas de vuelo” y así comenzó su carrera en el cielo.

Tras perfeccionar su técnica, el 17 de septiembre de 1916 obtuvo su primera victoria aérea a bordo de un Albatros D.II, estaba muy orgulloso y mandó que le modelaran una copa de plata con la fecha y el modelo del aparato abatido, mantuvo esta costumbre hasta que la escasez de metales le impidió continuarla. En octubre, cuando murió Boelcke (quien llevaba 40 aviones derribados), él ya contaba con 8 derribos, lo que no está mal teniendo en cuenta que la esperanza de vida de un piloto eran solo los tres primeros vuelos… Aquellos cazas, más que para batallas aéreas estaban creados para proteger bombarderos en incursiones rápidas. Además por aquella época la aviación británica dominaba los cielos, Alemania no contaba con grandes pilotos y escaseaban los voluntarios.

El triplano fokker Dr.1, el avión preferido por el baron RojoEntonces fue cuando este Barón destacó entre el resto, en un duelo espectacular logró derribar al famoso Lanoe Hawker, la flor y nata de los británicos. Tres meses después había duplicado su número de victorias y con 16 le fue otorgada la “Max azul” y puesto al frente de su propia escuadrilla, la Nº 11, el Jagdstaffel. En ese momento todavía pilotaba un Albatros (llegó a usar los modelos, II, III y el V) el cual decidió pintar de rojo para destacarlo como jefe de escuadrilla y se veía impedido por su falta de maniobrabilidad, así que solicitó uno nuevo con el que realizar piruetas más ágiles, aunque para ello tuviera que perder velocidad, aunque le tardó en llegar le fue entregado su nuevo Triplano Fokker Dr.1 con el que escapaba de cualquier enemigo y atacaba de forma espectacular, caía sobre los enemigos en picados imposibles con total desprecio de su vida. Fue esa temeridad la que le granjeó la mayoría de su derribos. Así, tan temido como reverenciado se le comenzó a apodar "petit rouge" (Pequeño Rojo) o "le Diable Rouge" (el diablo rojo). Los ingleses le llamaban “Red Knight” (Caballero Rojo) pero por el que era más conocido siempre fue el de Barón Rojo.

Cuando se desplazaban de un punto a otro del frente los aviones se protegían con lonas y se les hacía pasar por un Circo, por eso su unidad pronto recibió el apelativo de “Circo Volante”. El Barón Rojo, en solo 6 meses derribó otros 25 aparatos y demostró sus dotes de líder enseñando a sus pilotos técnicas de ataque en grupo y varias de las piruetas que él ya controlaba a la perfección. Transformó el equipo Jasta 11 en el más tenido de los Cielos (en toda la guerra su Jagdgeschwader abatió 644 aviones perdiendo solo 54 de los propios). No solo transmitió sus conocimientos sino que propagó sus supersticiones a todos sus pilotos. Nunca despegaba sin un beso de una amada, nunca se dejaba fotografiar antes de partir y solo lo permitía cuando volvía victorioso. No remataba a los enemigos moribundos y hasta en gesto de caballerosidad permitía escapar a algunos cuando ya estaban terriblemente tocados. Coleccionaba fetiches y sobre todo recuerdos de sus victorias…

El Fokker Dr. 1 del Barón Rojo!!

Sin embargo no todo le fue bien al piloto. Poco tiempo después de ser nombrado comandante estuvo a punto de ser abatido. Una bala le dio en la cabeza y a pesar de casi perder la conciencia pudo aterrizar su Albatros V rojo y tras 6 meses en el hospital decidió volver al cielo para continuar su triunfal carrera. De hecho, a partir de este momento sus imprudencias eran escandalosas, realizaba ataques locos, vuelos rasantes y aterrizajes muy forzados. Algunos estudios de la Universidad de Missouri justifican, por las observaciones de pacientes con herida similares, que su falta de miedo podría deberse a un daño cerebral.

El Fokker derribado!!Mientras su hermano Lothar von Richthofen decidido a pasar a la historia se unió también a la escuadrilla y demostró que era un as, consiguió 40 victorias antes de que terminara la guerra. Para distinguirse de su hermano pintó su avión de amarillo. Pero la guerra estaba cambiando. En 1917 ocurrieron las batallas aéreas más importantes, los aviones comenzaban a ser un punto fuerte de los ejércitos y el miedo que creaba ver la silueta roja en los británicos fue un gran arma para los alemanes. ¡¡Se llegaron a ofrecer 5000 libras por abatir al Barón Rojo!! Muchos británicos y franceses buscaban derrocar al Barón y solo encontraron la muerte a sus manos. ¡¡El 29 de abril él solo abatió 4 aviones!! De esta forma en la primavera toda su escuadra (que se había ampliado a 50 aparatos) se pintó de rojo y el resto de aviones alemanes llevaban franjas rojas para despistar y proteger a su leyenda.

Todo cambió cuando los Estados Unidos entraron en la contienda. En 1918, sus aviones, mucho mejor preparados, y sus pilotos, con experiencia más que demostrada, hacían trizas los lentos biplanos alemanes. Incluso los triplanos más acrobáticos, como el Fokker, tenían desventajas que según aprendieron los alemanes, solo se solventaban con ataques en grupo. Pero había cosas de las que no se podían proteger, el 21 de Abril, después de una entrevista oficial por haber obtenido el día anterior su victoria número 80, el Barón atacaba posiciones sobre el río Somme cuando un escuadrón Canadiense se lanzó tras el barón. Fue entonces cuando cometió una terrible imprudencia, el Capitan canadiense Arthur "Roy" Brown le tenía en su diana pero no conseguía abatirle, el Fokker del Barón realizaba maniobras desesperadas pero su huida le condujo a un vuelo rasante sobrevolando el campo de batalla. Entonces tuvo que enfrentar dos fuegos cruzados, pues desde el suelo las tropas Australianas le acribillaron desde sus posiciones.

Un aspa de avión hizo las veces de cruz para su tumbaEl barón fue alcanzado y casi murió instantáneamente. Aún hoy en día no se sabe si murió a manos de su acosador canadiense o si fue el fuego terrestre el causante. Su avión se estrelló y su cadáver, recuperado de entre los restos, recibió sepultura con honores. Los pilotos más famosos presentes llevaron su féretro a hombros, tal era la fama que había alcanzado. Para marcar su tumba se serraron unas aspas en forma de cruz y en su centro se marco su inscribió su nombre. Hasta después de la guerra no pudo ser enterrado en el panteón familiar. Su cuerpo fue exhumado y trasladado hasta Berlín donde se le honró con el funeral más grande jamás visto en la ciudad.

• Enlaces:
Manfred en Wikipedia.es
Manfred en Wikipedia.en
Manfred en Pobrecito mortal
Lista y localización de sus victorias
Su lucha y su historia
Aviones militares, incluido el Fokker Dr.1
Biografía
El Barón Rojo
La muerte del Varón Rojo
El caballero del Aire
Gifts animados del Barón!!
The Famest Flying Ace of WWI, detallada historia
Fotografías y enlaces sobre Manfred
El Albatros que solía utilizar
Sus últimas voluntades
Prominet People
Snoopy Vs Red Baron
Who Killed Red Baron??
Red Fighter Pilot
Una de su aventuras!!
Top Ace of WWI
Completísimas Estadísticas

PD: Este personaje tan fascinante era realmente un loco de las supersticiones y es por esto que muchos no comprenden su forma de actuar el día de su muerte. Antes de despegar permitió, inexplicablemente, que un redactor le fotografiara delante de su avión. Tras conocer su muerte muchos compañeros justificaron su mala suerte a este hecho…