martes, mayo 03, 2005

Le Château de Versailles

A 23 Km al suroeste de París se encuentra “Le Château de Versailles”. Este magnífico palacio creado suntuosamente “ex profeso” es uno de los mayores símbolos de la opulencia de los Reyes “Sol” de Francia, los Luises. Su construcción comenzó en 1623 como un simple pabellón de Caza para Luis XIII, al que le encantó su situación y decidió ampliarlo creando lo que se conoce como “antiguo palacio”.

Más tarde Luis XIV queriendo mostrarse ante toda europa como un rey “todopoderoso” (y tras pasar semanas allí con su “querida”) decidió ampliarlo y encargó un proyecto de proporciones épicas a Luis Le Van, quién amplió el palacio embelleciéndolo con salones suntuosos y habitaciones de techos ricamente decorados, el embellecimiento se puede constatar en la Galería de los Espejos, que refleja toda la luz del jardín, los Salones de la Paz y de la Guerra y las habitaciones del rey y de la reina, además de la Cámara de la Reina, que se conserva tal y como la dejó María Antonieta al abandonar Versailles en 1789. Otras piezas maravillosas son el Teatro Real de Ópera o la altísima Capilla.

La idea era mantener a toda la nobleza cerca del Rey para un mayor control autocrático. Esto planteaba problemas ya que una nobleza tan abundante como despilfarradora no estaba acostumbrada a la “periferia”, así que se decidió a ocupar su tiempo asombrándolos con todo tipo de fiestas y representaciones que se llevarían a cabo en el jardín, la parte más bella del Palacio. Basados en la fascinación francesa por todo lo Italiano se le encargo a Le Notre que mostraran el triunfo del hombre sobre la naturaleza, dominándola y obligándola a desarrollarse donde y como deseaba la voluntad humana.

Para visitar el patio hay múltiples rutas en el enorme Jardín para las que necesitaremos por lo menos un par de horas pero que ni por asomo son una pérdida de tiempo. Infinidad de magníficas fuentes como la del Latona, la colonnade, la de Ceres, la de los baños de Apolo.... aunque destaca en el eje central la del carro solar, que representa a Apolo en el momento de salir del océano conduciendo su carro para iluminar a la tierra. También mil estatuas, sobre todo de la mitología clásica, rodean los amplios y simétricos paseos con una miriada de flores temporales (Ver Fotos del Jardín).

El Palacio fue desde el primer momento un instrumento de menosprecio para los Luises frente al resto de monarquías Europeas, se convirtió en objeto de deseo e imitación. Los zares rusos trataron de crear palacios similares en las gélidas planicies de San Petersburgo (Palacio de Tsarskoie Seló), los Kaiser Alemanes o incluso los Borbones Españoles (Real Palacio de Aranjuez) trataron de conseguirlo con resultados magníficos pero lejos del original. El Marajá de Kapurtala y Luis II de Babiera trataron incluso de copiarlo punto por punto (Palacio de Herrenchiemsee).

Con esa mezcla casi perfecta del esplendor barroco y el renacimiento italiano inmerso en una naturaleza en su máximo esplendor sirvió de símbolo inequívoco de un poder que a pesar de haber pasado a la historia nos legó esta joya.

Vista del Palacio!

Enlaces:
Le Château de Versailles, en Francés y también en Inglés
Sobre el Precioso Palacio
Jardín de Versalles, Fotos de Todo el Jardín
Ruta para visitar el enorme Jardín
Maravilloso Interior del Palacio
Guía sobre Versailles
Historia de la Jardinería

Palacios:
Palacios de Europa
Palacio del Louvre
Palacio de Tsarskoie Seló, Residencia del último Zar en San Petersburgo
Real Palacio de Aranjuez, preciosa imitación Española
Palacio Real de Madrid, Opulencia Imperial
Palacio de Herrenchiemsee, Luis II de Baviera
Palacio de Caserta , Italia
Palacios en Otros Paises